Belleza

Chañar: Miel del desierto

COSMí‰TICA NATURAL. Los frutos del árbol de chañar, famoso por resistir la sequí­a, fueron fundamentales en la dieta de los atacameños. Hoy la ecocosmética rescata sus propiedades hidratantes y relajantes para incorporarlo en tratamientos de belleza que toman como ingrediente lo mejor del Norte Grande.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

El desierto de Atacama se compone de salares, dunas y pampas tan extensas, que de no ser por los pueblos que las quiebran, parecen infinitas. Pero los oasis también son un elemento característico del paisaje; selvas frondosas que aparecen como manchones de la nada. Es precisamente en esos atípicos bosques del desierto más árido del mundo donde el chañar se alza como maleza.

Su nombre científico es ‘Geoffroea decorticans’ y puede llegar a medir hasta 7 metros de altura. Crece en grupo -chañarales- formando una nube de copas casi impenetrable, y tiene hojas color verde azulino. De sus ramas se desprende un pequeño fruto ovalado que en su interior tiene un jarabe dulce. Por sus excelentes propiedades medicinales y cosméticas se lo conoce como la ‘joya altiplánica’.

El jarabe o miel de chañar es producido artesanalmente por los locatarios de San Pedro de Atacama a través de un minucioso proceso. “Se hierve el fruto, luego se exprime todo el jugo que contiene y se pasa por un colador muy fino. Para finalizar se vuelve a hervir. Es 100% natural ya que no se mezcla con nada”, explica Nelly Ramos, productora artesanal de la zona.

Tradicionalmente ha sido utilizado en la gastronomía, convirtiéndose en un ingrediente atacameño típico de postres, helados y tragos. Además la fitoterapia lo utiliza para tratar dolores estomacales, resfríos y asmas. Pero sus beneficios para la cosmética también le han valido un sitial en la belleza naturista, que lo utiliza en tratamientos faciales y corporales de hidratación.

“El jarabe de chañar tiene grandes propiedades hidratantes y aporta luminosidad a la piel. Por ser un producto 100% natural se puede aplicar a cualquier tipo de piel sin riesgos. Además tiene un suave aroma dulce que ayuda a relajar durante los tratamientos”, explica Lina Muñoz, terapeuta y quiromasajista del spa del Hotel Kunza San Pedro de Atacama.

Ideal para realizar mascarillas faciales de hidratación caseras, 15 minutos sobre la piel es suficiente. También se recomienda para tratamientos corporales, aunque por lo pegajoso del jarabe puede ser más incómodo hacerlo en casa. “Siempre es aconsejable exfoliar previamente la piel para prepararla y garantizar una absorción más profunda de las propiedades del chañar. Para removerlo solo se necesita agua tibia”, agrega Lina Muñoz.

¿Dónde comprarlo?


En Santiago: En Coquinaria (Isidora Goyenechea 3000, L. S-101) y Centro Cultural Palacio La Moneda (Plaza de la Ciudadanía N° 26).
En San Pedro de Atacama: En la feria artesanal.

¡A EMBETUNARSE!


El tratamiento corporal Kunza del spa del Hotel Kunza San Pedro de Atacama dura 70 minutos y utiliza la miel de chañar como ingrediente central. Se comienza con 15 minutos de sauna (seco o húmedo) para abrir los poros, y se realiza una suave exfoliación con semillas de linaza, amapola, sal de mar y aceites esenciales. Luego se aplica la miel de chañar en todo el cuerpo, se envuelve con un papel para que el calor del cuerpo ayude a que se absorba mejor, y se deja reposar por 15 minutos. Se remueve con un baño de agua tibia y finaliza con un masaje de relajación con manteca de karité y almendras.

Camino Sequitor S/N, San Pedro de Atacama Tel. 55 852136 / 2 2468635 / 2 2468632

El jarabe de chañar tiene grandes propiedades hidratantes y aporta luminosidad a la piel. Además es un producto 100% natural”, explica la terapeuta del spa del Hotel Kunza, Lina Muñoz.