Moda

Diseño nacional con ojo argentino

A Buenos Aires partieron algunas prendas de un selecto grupo de creadoras chilenas, para ser fotografiadas en Puerto Madero, La Boca y otros barrios de la ciudad. ¿La razón? Promocionar un desfile y feria que, gracias a la productora Hecho en Chile y +, se desarrollará el próximo fin de semana en el Paseo El Mañío, en Vitacura.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Producción: Karina Aragón, Fotografía: Miguel Esmoris, Maquillaje: Vanesa Aragón

Diseño, confección y creatividad. En ese orden. Con estos tres conceptos como marco teórico, Rosario Sánchez (chilena, 28 años, diseñadora formada en la UC) y Verónica Sequeira (argentina, 30 años, gestora de eventos) se instalaron a revisar las montañas de material que les envió un grupo de creadoras nacionales jóvenes. La idea era escoger 10 para un desfile y 16 para ser parte de Feriarte, encuentro de moda que se realizará entre el 18 y el 20 de diciembre, en el Paseo El Mañío, Vitacura. Y no fue fácil.

Por estos días abundan –en rigor sobreabundan– las ferias de diseño independiente, donde talentos jóvenes pueden comercializar sus productos y hacerse un nombre. Pero el alto interés por participar en este evento específico tiene su razón de ser. El dúo de mujeres que está a cargo de su gestión es responsable de Hecho en Chile y +, productora de moda que lleva un año cosechando aplausos por sus bien pensadas iniciativas. En marzo realizaron un desfile en la Ciudad Empresarial, para el que esperaban recibir unas 200 personas y llegaron 450. Éxito total. En junio repitieron la experiencia, esta vez con un gran encuentro en el que, además de un desfile, se incluyó una feria de moda (que contó con la presencia de varios diseñadores de Palermo, Buenos Aires) y una serie de atractivos cursos sobre maquillaje, producción y otros asuntos relacionados con la imagen. Los cupos para las clases se llenaron con rapidez en el evento no cabía un alfiler. Además, varios argentinos que asistieron se fascinaron tanto con algunos diseños nacionales que hoy los están vendiendo en el circuito fashion bonaerense.

En ambos casos se trató de acontecimientos más bien masivos, que pretendían dar el mensaje de que en Chile hay creadores que apuestan por el anti-uniforme, la exclusividad y el fin de la serialización. Hay jóvenes convencidos de que la ropa debe tener atrevimiento, pero sin transar la funcionalidad y belleza. Hay talento, hay ganas. Sin embargo, esta vez es diferente. Para Feriarte, la curatoría pasó a ser lo principal, porque el objetivo de este encuentro es mostrar que también existe calidad y proyección en el diseño emergente nacional. Lo que se necesitaba era escoger lo mejor, con el filtro puesto principalmente en la calidad de la ropa y en la coherencia de cada idea.

“Las chilenas son talentosas, creativas, su diseño va a llegar lejos. No tienen que envidiar tanto a las argentinas”, opina Verónica Sequeira, con el conocimiento de causa que le da trabajar en moda y viajar constantemente entre Santiago y la Capital Federal. “En el proceso de selección vimos que había muchas chicas muy avanzadas en su propuesta y aspectos técnicos. Pero también nos gustaron otras que vimos bien orientadas y con un gran potencial. A ellas las tuvimos que apoyar un poco, para que pulieran sus trabajos y armaran un buen show para el desfile”, cuenta Verónica. Y adelanta que el cierre de la pasarela estará a cargo de la única marca argentina convocada: Love Miuka: “Es la iniciativa de Romina Pigretti y Karina Perckis, dos mujeres inquietas, emprendedoras, originales, llenas de colores y emociones que partieron trabajando para grandes marcas nacionales mientras sembraban la semilla de su propio proyecto. Ocupan materiales nobles, apliqués y bordados artesanales, en una propuesta que crea brillo, luz y armonía”, explica.

¿Se trata sólo de mujeres? Sí, pero no porque las gestoras lo quisieran así. Simplemente, no llegó a sus manos una propuesta sólida ni de hombres diseñadores ni de ropa masculina. En eso, a su juicio, los chilenos están en deuda.

Los nombres

Entre las escogidas figura Amén, creada por la diseñadora nacional Luna Laupheimer. Luego de trabajar para una gran tienda y obtener un máster en diseño demoda en Barcelona, Luna se lanzó con esta marca que enfatiza la figura femenina, y ganó el premio al mejor desfile en el evento Pasarela Santiago 2007. Otra de las chicas con trayectoria que figurarán en esta pasarela es María Eugenia Ibarra, colaboradora habitual de revista Mujer. La Queni, como le llaman, estudió en la Universidad del Pacífico, trabajó en Lee y Rusty, estudió marketing y comunicación de moda en Barcelona y, además de diseñar para su marca (Ropa de Género), es una de las dueñas de la tienda Engracia, punto de venta de varios autores de moda locales que están en alza.

Entre las chicas escogidas que suenan cada vez más fuerte destacan Constanza Álamos, gestora de AM-FM, marca que se estructura en torno a la intervención de telas con serigrafía, lentejuelas o dibujos; Karina Latorre, cuyos vestidos de fiesta han sido reseñados en varios blogs demoda como Quinta Trends y Zancada, y Katia Reznick, quien desde hace un par de años dicta pauta en lo que a accesorios se refiere gracias a sus bolsos, carteras y billeteras de cuero con estampados ultranovedosos.

Todas ellas entregaron dos de sus prendas a la productora argentina Karina Aragón, quien las metió en una maleta y partió rumbo a Buenos Aires. Allí, estos diseños con etiqueta chilena fueron fotografiados por Miguel Esmoris, quien habitualmente colabora con Para Ti y Elle Argentina. Puerto Madero, La Boca, San Telmo y otros conocidos sectores de la capital vecina fueron el telón de fondo perfecto para sugerir que la moda Made in Chile está madurando y se encamina hacia la internacionalización. Además de mostrar esas imágenes en revista Mujer, se usarán como apoyo en el desfile gratuito –programado para el domingo 20 a las 19:30– y se convertirán, con toda seguridad, en una excelente carta de presentación para las diseñadoras.